Wally muerto

Si a Wally le da por jugar al escondite seguro que no lo encuentra ni Dios. Lo malo es que puede terminar muerto de hambre. Eso sí, como campeón del mundo del escondite, arrebatándole a Osama Bin Laden ese privilegio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *