Volviendo a casa después de una tarde de compras

Te puedes ir de compras y volver a casa de vacío. Pero también te puedes ir al IKEA y volver en un autobús cargando un sofá que pesa cuatro veces más que tú. Bueno, a decir verdad ese sofá no es del IKEA, se ve más de la típica tienda de muebles que todavía vende sofás de color negro decorados con flores lilas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *