Vendedor de coches con mala suerte

Se supone que no tenía que pasar, pero pasó. ¡Qué seguridad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *