Uno de esos raros días de suerte

No he creído nunca en estas máquinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *