Una maquinista contó su vida amorosa a todos los pasajeros por error

El micrófono abierto le jugó una mala pasada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *