Una boda idílica hasta que…

Hasta que llegó la hora de pronunciar los votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *