¿Un trabajo peligroso? El de alimentar a cobras

Se nota que no es su primer día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *