Un tío con ganas de quedarse sin mano

Aunque se acabara de comer una cebra enterita, no haría lo mismo que este tío por nada del mundo. Al tigre se le puede ir la olla en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *