Un regalo poco afortunado

Iba a ser una sorpresa y lo fue. ¡Menudo susto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *