Un poste puesto con maldad

A mí que no me fastidian. ¿Qué hacía ese poste ahí? ¿O por qué los corredores tenían que pasar por ahí? Pobrecillo…

palo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *