Un ladrón currante

De pegar el palo a limpiar coches. ¡Qué dura es la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *