Un columpio en casa

No hace falta ir al parque para disfrutar del movimiento de un columpio. Si tienes a un padre sacrificado y apañado, sin moverte de casa te lo pasarás en grande. Eso sí, más de 5 minutos pueden sollar los hombros de papi, por no hablar de lo colorada que se le puede poner la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *