Tocar de espaldas y con un gato encima

Tocar de espaldas y con un gato encima no tiene que ser nada sencillo. Sin embargo, algunos se animan a probarlo para ver si así pueden entrar en el Libro Guinness de los récords.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *