¿Te subes a la montaña rusa, hija?

Decir que sí fue una mala respuesta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *