Te emocionas bailando y luego pasa lo que pasa

Estás dándolo todo sobre escenario y el público está contigo. Te sientes el freestyler más guay del mundo y te ves capaz de hacer cualquier cosa. Pero claro, hay un momento en el que te das cuenta de que los límites existen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *