Tapir disfrutando de un rascamiento

¡Qué suerte! Pero sigo pensando que los zoológicos no deberían existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *