Tanto insistir…

Cuando alguien insiste no hay más remedio que cumplir órdenes, aunque a veces las cosas no son tan fáciles como parecen. Y sino que se lo pregunten al pobre hombre que no quería bañarse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *