Su primer afeitado

Nunca dejes la espuma de afeitar al alcance de los niños. ¡Son un peligro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *