Sobrepasando el límite

Una cosa es tocarle el culo a tu novia en la cola de un restaurante de comida rápida. Y otra cosa muy distinta es hacer lo que hace este cafre sin importarle que todo el mundo le vea el culo a su chica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *