Ser amigo de un elefante

Ser amigo de un elefante está muy bien, pero hay que olvidarse de los abrazos porque es imposible…

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *