Rezar en la cama

A este pobre hombre sólo le queda rezar y tener mucha suerte. Su mujer, que es como el triple de él, está informándose sobre posturas que luego intentará practicar en la cama. Probablemente tratará de hacer el salto del elefante tigre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *