Quedarse sin edredón

Quedarse sin edredón es algo que no suele hacer mucha gracia. No sé por qué pero siempre hay uno de la pareja que termina llevándoselo a su territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *