Quedarse dormido estudiando

La época de exámenes es muy dura, te vienen todos de golpe y tienes que recuperar todas esas horas de clase que has perdido por hacer campana para irte a jugar al bar. Las jornadas de biblioteca se alargan al máximo y por ello es normal que uno termine durmiéndose con el libro enfrente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *