¡Qué duro es ser profesor de tenis!

Al final pierdes de vista las pelotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *