¿Pulsarías este botón por un millón de euros?

Un dilema moral que visto lo visto no genera demasiadas dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *