Pintar lo que a uno le da la gana

Algunos pintores (muy pocos) aprovechan su profesión para poder disfrutar de modelos ligeritas de ropa. Lo peor de todo es que luego pintan lo que les da la gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *