Pintando mierdas en plena calle

El pintor de las obras del tranvía de Sevilla, no se le puede decir que no pintó ni una mierda, porque la pintó. Hay que ser vago de narices para no apartar la mierda al pintar una línea de de poco más de 10cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *