Perritos congelados

Dicen que cuando el frío aprieta no hay nada mejor que el calor humano. Pues bien, parece que el calor perruno también surge efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *