Peleas en el zoo

Así de mal terminó una pelea entre un ciervo y un pastor alemán. Nadie podía detenerlos hasta que al final llegó la policía. Ahora tendrán que pasar la noche en el calabozo a falta de que se celebre el juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *