Pasar de gato a persona

Pasar de gato a persona es mucho más fácil de lo que parece. Una simple maquinilla de afeitar puede bastar para la transformación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *