¡Pasajeros al tren!

Pobre gente. Y luego nos quejamos por sentir el aliento de otros en hora punta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *