No existe una mujer más celosa en la Tierra

La otra al final lo hacía para tocar los huevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *