No es bueno hablar antes de tiempo

Y si no que se lo pregunten a Tomás Roncero, todo un clásico a la hora de sufrir los azotes de la hemeroteca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.