¡Niño, te he dicho que mires a la cámara!

Quedarse embobado con un escote puede ser algo gracioso si no te pillan. Pero claro, cuando eres el centro de atención porque te van a hacer una foto debes aguantar estoicamente como el niño de la derecha.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *