Nadie perdona la hora de la siesta

Después de ver esta imagen queda claro que nadie perdona la hora de la siesta. Ni siquiera los gatos, que de hecho se pasan casi todo el día durmiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *