Moto sexy

Subirse en esta moto es algo más que conducir una máquina. Puede calentarte y no precisamente por sentir la velocidad sobre sus dos ruedas. Quienes la han probado no pueden dejar de agarrar su tanga mientras conducen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *