Mensajes que duelen

El maldito Windows a veces sabe como fastidiarnos más de la cuenta. Es capaz de tocarnos la fibra cuando lo maldecimos por enésima vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *