Malditas prohibiciones

Por culpa de las prohibiciones esta niña tendrá que volver a su casa. A la playa no puede ir con su perro, ni con su bicicleta. Ni siquiera puede nadar. ¡Venga ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *