Los plátanos y sus problemas

Ser plátano no es tan fácil como parece. Ponerse un calcetín es casi imposible.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *