Los juegos no siempre son divertidos

Algunos juegos pueden dejar de ser divertidos para convertirse en muy dolorosos. Es lo que puede pasar cuando se juntan un grupo de niños que no paran de saltar dentro de un saco. Alguno puede irse al suelo de cabeza sin poder poner las manos para evitarlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *