Limusinas baratas

¿Por qué no puedes ser el único del barrio que tenga una limusina? Sólo tienes que darte una vuelta por el chatarrero y escoger las piezas que más te gusten. Luego será como montar una silla de oficina del Ikea, que por cierto no veas la faena que dan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *