La realidad virtual se nos va de las manos

Tan real que hasta puedes experimentar dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *