La intención era buena

Lo que no se le podrá decir al propietario de este coche es que el volante y los asientos quemaban.

la intencion era buena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *