La hora de comer es sagrada

Algunos tienen muy claro que los horarios laborales están para cumplirse. Por eso no es de extrañar que dejen de hacer lo que estaban haciendo para irse a comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *