Jugar con una bolita nunca había sido tan divertido

Eso de intentar colarla por un escote tiene su gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *