Jugando con un osito

Este niño no sé yo si va a querer dormir otra vez con su osito preferido. Creo que ya tiene un trauma de por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *