Jugando al escondite para escapar de los SWAT

Cuando era pequeño nadie quería jugar al escondite con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *