Imaginarse en la playa

Imaginarse en la playa no es tan complicado. Sólo hay que comprarse una colchoneta, una piscina pequeña y cerrar los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *