Hay que tener la cara muy dura…

Qué bien viven algunos de las ayuditas mientras los demás nos dejamos la piel trabajando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *