Hay días en los que te arrepientes de darle al claxon

A menos que quieras morir, claro.

conductor fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *